Video recetas de cocina

Y llego el día en que fui al comedor.

0
Imagen real (un poco retocada)
         Pues si. Hay días que te tienes que quedar por la tarde a una reunión. Son días en los que buenamente te podrías llevar tu tartera y tu comida cocinada la noche anterior, pero no es cuestión de privar a tus compañeros de tu presencia durante la comida... total, por un día.
       Los hay que se ponen muy contentos, ya no por tu presencia, que también, sino por una especie de disfrute sádico mezclado con la creencia de que en grupo, el sufrimiento es menor ( nada mas lejos de la realidad)
     Pues bien, ha llegado el día y he comido en el comedor de empresa la comida que disfrutan el resto de mis compañeros no "libre-comedores".
    De estas comidas circulan cientos de leyendas, que si es la comida del día anterior, que cuando hay langostinos es porque sobraron de la boda que se celebró hace una semana, que si no se ven gatos y niños cerca del comedor... ( chinos tampoco). En estas circunstancias lo mejor es no arriesgar.


Menú de colegial. Macarrones con tomate y Filete de ternera a la plancha.

 Dicho así suena bien, pero no entra igual por la vista ni por el gusto...
    No voy a ser cruel, no os voy a relatar aquí cómo es la experiencia, no quiero traer a vuestras delicadas mentes imágenes poco agradables.
  Bueno, mejor pensado... si, os voy a contar la sensación universal que se te queda tras ingerir alimentos de este lugar.
 Yo creo que es mágico, algunos dicen que es brujería, pero los mas antiguos certifican que es algo natural y científicamente probado. Da igual lo que comas y en que cantidad, que estés a dieta o seas un zampabollos de gran calibre, SIEMPRE, repito, SIEMPRE saldrás con la sensación de tener el vientre mas duro que Arnold Schwarzenegger cuando fue campeón de culturismo... pero sin poder moverte y sin tableta abdominal, claro.( así que no esperes ser portada de Zero a lo Jesús Vazquez).
   Intentar escapar de esta sensación es un esfuerzo inútil. Yo lo he intentado de múltiples formas, incluso no comiendo, pero da igual, en cuanto coges la bandeja y pones un plato hay algo que se empieza a endurecer... bueno, algo no, el vientre, que os conozco...


Como siempre dejo algo en mi plato ( lo se es imperdonable, pero yo no elijo la ración que me ponen, lo que si elijo es cúanto como en base a cuánto gasto) arriba tenéis la foto. Una vez más he comido y luego he hecho la foto, me pasa demasiado....

0 comentarios:

Publicar un comentario